El delito en sus distintas variantes ha sido una preocupación central de las ciencias sociales en general y de la Sociología en particular. Casi todos los paradigmas sociológicos han intentando explicar sus causas y de la mayoría de ellos es posible retomar conceptos y nociones útiles para comprender el presente. Se trata de un problema clásico y al mismo tiempo muy actual, ubicado en el cruce entre las definiciones legales y la realidad sociológica y cuya representación presente se conforma tanto por la sedimentación de las teorías como por una multiplicidad de imágenes y discursos mediáticos y políticos. En la América Latina actual, la problemática del delito ha sido objetivada sobre todo en la idea de "inseguridad"€ conformando un tema de preocupación central de nuestras sociedades.