El concepto de racionalidad

El concepto de racionalidad. Ficha de la Cátedra. Beatriz Fainholc

La racionalidad  es la media las relaciones sociales a través de un conjunto específico de supuestos y prácticas[1],  en los que subyacen siempre  intereses que definen y valoran el reflejo de las personas en un determinado punto, es decir, se hallan condicionadas y condicionan a otros a partir de las expectativas generadas al respecto como referente epistemológico.

Es el enfoque y la actitud de la persona que actúa de acuerdo  con la razón y no se deja llevar por sus impulsos .

La razón es la facultad por la cual el ser humano es capaz de identificar, comparar y clasificar y relacionar conceptos , estableciendo sus semejanzas y diferencias, cuestionando su significado y el sentido de su uso; encontrando coherencias o contradicciones , o sea evaluar y actuar de acuerdo a ciertos principios de  consistencia según un objetivo . Se  inducen  y deducen  conceptos nuevos respecto de  los que ya conoce, al elegir entre diversas propuestas para obtener logros, beneficios, etc de forma " económica ", por lo cual interviene el principio de la optimizaciòn, además el de la consistencia.

La razón humana, más que descubrir certezas es la capacidad de establecer o descartar nuevos conceptos concluyentes. Lo realiza en base a  su coherencia contrastando otros conceptos de base o premisas; esto es el  razonar. La racionalidad es la capacidad que permite pensar.  Toda construcción mental llevada a cabo por  procedimientos racionales (o razonamientos) posee  una estructura lógico-mecánica distinguible .

La racionalidad  se  aplica a las  expectativas, a las evaluaciones y a las acciones. Se pueden apoyar en creencias o axiomas.

No siempre se evalua  racionalmente. Porque lo racional depende de muchos prerrequisitos ( experiencias previas,  educación recibida, predisposiciones, etc , por lo que no se evalua siempre de modo racional y asi no se actúa  de manera racional.

El ser humano tiene otras formas para tomar decisiones o idear comportamientos donde la racionalidad no es lo principal . Tales conductas se las considera  "irracionales" , ya sea porque ocultan aspectos de una racionalidad limitada , impulsos emocionales, estereotipos, prejuicios, etc . Otras conductas humanas parecen ser  "irracionales" (desde los principios nombrados) : son los casos marginales, que se cree que no son racionales porque no se comportan como tales.

Aun es difícil que la educación forme a la razón de modo que cada persona  entienda sus propios emocioness y sentimientos  que son las que perfilan  sus elecciones y sus actuaciones , donde deberían  intervenir  lo s valores de respeto, etc.  No todas las expectativas tambien, responden a las exigencias de la racionalidad, ni tampoco las intenciones a la hora de actuar, ni la forma en cómo se lo hace. La racionalidad es,  una aspiración humana, más que una realidad.

En las Ciencias sociales,- educación, psicología, economia, sociología y ciencias politicas-, una decisión es considerada racional si es óptima en algún sentido. Los sujetos y/o las organizaciones se denominan racionales si tienden a actuar óptimamente con respecto a sus objetivos. Ello depende del contexto social en el cual se hallan los problemas a solucionar.

En economía, por ejemplo, se habla de una asignación racional de recursos o de una estrategia optimizadora racional. En este sentido de "racionalidad", los objetivos o motivos del individuo u organización, son preestablecidos y no sujetos a una critica  u objeciones éticas. Por tanto, el concepto económico de racionalidad casi siempre tiende a obtener resultados o productos de acuerdo con ciertas reglas, sin importar cuales son, o sin consideraciones mas allá del beneficio económico y/o financiero, avalado por las decisiones politicas. Lo mismo ocurre con la tecnología, además de las razones de dominio o poder  que la sostienen..

Otras veces en economía se usa el término "racionalidad" en situaciones donde existe un conocimiento de las posibles consecuencias y/o impactos, condicionados por las decisiones politico-económicas que se llegaran a tomar. Debido al desinterés de la mayoría de los planteos  económicos de analizar la "racionalidad" de los objetivos de los agentes, esta concepción de la racionalidad se reduce a comprobar la consistencia lógica de las elecciones, en este caso económicas y no otras. Ello  es aplicable a muchas áreas.

Existen diversos  puntos de entender lo racional, o a la razón:

a) Debe entenderse como realidad mediatizada culturalmente y construida  intersubjetivamente en el marco de comunidades generadoras de significados compartidos, u decisiones valóricas, políticas, etc..

b) Se halla contextualizada y posee un carácter  procedimental que son los elementos fundamentales para su definición y delimitación conceptual, y su  relación con las prácticas sociales establecidas y emergentes.

c) Por ello, toda  crítica de la razón se realizará conjuntamente con análisis epistemológicas, sociales, culturales e históricos.

La racionalidad debería ser analizada en todo fenómeno o proceso, para tratar de superar el reduccionismo que suponen las posturas reproduccionistas o conservador, o de cuestionamiento irracional , que relativiza las prácticas sociales.

 Existen varias racionalidad, que ahora serán referidas al ámbito educativo en general y tecnológico-educativo en especial. Entre otras:

2-La racionalidad técnico-instrumental en la teoría educativa decide  operar a favor de lo  empíricamente comprobables, y reductible a resultados predecibles, para posibilitar el dominio y control del ambiente, por lo que la observación y la técnica son  puntos de partida para la práctica teórica.

Por ende,  el conocimiento y la investigación científica, se  consideran  libres de valor, objetivos y neutrales. En  esta óptica , los educadores  operarían  libres de valores, de manera objetiva y  a-crítica (que muchas veces produce inequidades de diversa índole).

Para la racionalidad técnica o instrumental, la teoría educativa debería operar a favor de proposiciones empíricamente comprobables, así como contribuir al dominio y control del ambiente, por lo que la observación y la técnica se convierten en los puntos de partida para la práctica teórica. Por ello el conocimiento, como la investigación científica, es considerado libre de valor, objetivo y neutral, siendo la relación entre las variables puramente empírica y reductible a resultados predecibles.

2-La racionalidad hermenéutica (interpretativa), se fundamenta en trata de emancipar  los conceptos de significado y experiencia de la noción tecnocrática de objetividad , para  entenderlos como  patrones de interacción comunicativa y simbólica que conforman el significado personal  e intersubjetivo. Aqui, las personas son vistas como elementos activos de producción de significados e interpretación intencional del mundo , lo que establece que el conocimiento sea tratado como un acto social  con  relaciones sociales  implicitas, en diversos entornos, hasta los de un aula virtual.

Sin embargo, podemos afirmar desde una dimensión educativa que «La problemática que caracteriza el enfoque de la investigación reflexiva falla al no examinar la naturaleza de su propia ideología y consecuentemente no ha sido capaz de plantear preguntas fundamentales acerca de la naturaleza de la relación entre el Estado y la escuela, los mecanismos de dominación ideológica y estructural en las escuelas, y cómo la relación entre la ideología, la clase y la cultura de las escuelas sirve para reproducir las disposiciones institucionales del statu quo» [2].

Frente a todo ello,  se propone y desarrolla la Teoría de la Acción Comunicativa [3]donde se expone lo  siguiente :

1. el  concepto de racionalidad comunicativa seria  capaz de contestar  a las reducciones cognitivo-instrumentales  que  han presentado al concepto de razón.

2. “construir un concepto de sociedad articulado en dos niveles, que asocie los paradigmas de investigación fenomenológico (‘mundo de la vida’) con el sistémico (‘sistema’)”[4].

3. bosquejar, asi , una teoría crítica que analice y explique lo  social en sus contradicciones y  paradojas (de la modernidad).

 El  concepto de racionalidad comunicativa asi, se remontan a la  capacidad de articular  sin coacciones , la generación de un consenso en libertad. Ello es fomentar el desarrollo de  un habla argumentativa , donde diversos participantes superan la subjetividad inicial de sus respectivos puntos de vista y, por convicciones, racionalmente motivadas, se aseguran a la vez de la unidad del mundo objetivo y de la intersubjetividad del contexto en que desarrollan sus vidas.[5]

La naturaleza de la racionalidad comunicativa no es de origen metafísico, sino que su fuerza se basa en la argumentación intersubjetiva; dentro de  un mundo no de absolutos sino de favorecer apertura y  debates sobre costumbres y valores, para explicarse mejor  los fenómenos , tomando en cuenta el significado que le otorgan  los participantes para conseguir la  integración a un modelo social .

Orientaciones específicas de la Teoría Crítica de la Educación  entendida   como una dimensión de la  Teoría Crítica como una  racionalidad en la  Educación.

Se ofrecen diferentes tipos de acciones significativas entre los actores (o comunicantes)[6]. Se incluyen por su relevancia, los cuatro tipos básicos de acciones que define Habermas en su Teoría de la Acción Comunicativa, son:

1. Acciones estratégicas, o  las que se efectúan para conseguir un fin determinado, de modo  instrumental y sin  tener en cuenta  los medios para ello . EJ:  las acciones en general, del modelo didáctico hegemónico  relacionadas con la gestión burocrática y las interacciones simbólicas de los docentes , administradores, etc, que contribuyen al no cambio/revisión organizacional . Son  acciones de tipo funcional.

2. Acciones reguladas normativamente, durante la socialización  que se  justificarse a sí mismas por las normas vigentes, que las originan. Ej: socialización profesional docente donde se desarrollan  sistemas de relación entre docentes y alumnado (o docentes-familias) como en las propias acciones que el profesorado lleva a cabo debido a la constante (de) formación profesional que ha sufrido y sufre institucionalmente desde su función pública. Otro ejemplo claro de su manifestación puede estar en la determinación de las normas de convivencia o de los reglamentos internos en los programas educativos(también sin los cuales no podrían funcionar).

3. Acciones expresivas, donde aparece la subjetividad de los actores,  se revelan los sentimientos y se percibe, no correspondencias entre lo que se dice y se hace. Si se toma conciencia de la falta de esta coherencia  aparece  una crítica más elaborada:  la propia coherencia interna de las acciones, o autocrítica, necesaria en  toda práctica socio educativa. Ejemplos existen en las reuniones de profesores o en las comunidades virtuales de practicas cuando se refiere acerca de sus experiencias en  la interacción  real o virtual., etc.

4. Acciones comunicativas, cuando los actores tratan de a través de la empatía, comprender  posiciones y  llegar a acuerdos flexibles que coordinan y revisan constantemente  la acción. Se las llama también acciones conversativas y se las asocia a la investigación racional. La interculturalidad aquí posee relevancia mas aun si son ámbitos educativos virtuales.

Se considera que  la tarea socio educativa es abarcativa de estos varios niveles de relación.

La “enseñanza para la comprensión y el desarrollo de una cultura del pensamiento”[7] apuntan a  utilizar la capacidad racional al enfocar, resolver, proponer y aplicar soluciones, mediante la fuerza de los argumentos. Ello lleva implícito aprendizajes científico-tecnológicos acerca del autocontrol emocional, agudeza crítica, actitudes tolerantes, valores emancipatorios, acciones resolutivas, etc  .

La metodología requiere:

· Un encuadre teórico de  referencia a la Teoría Crítica y su proyección en el mundo educativo.

· Desarrollo de competencias comunicacionales, habilidades socio cognitivas y la capacidad de pregunta con formulación de conclusiones r, coherentes con esta forma de interpretar la vida, el mundo, la ciencia: visualizando el pensamiento y verbalizando el contenido de las situaciones concretas de la práctica diaria que incluye procesos de comunicación, negociaciones de sentidos, etc.

 Concepto de Teoría Crítica.

Este concepto incluye no sólo las exigencias metodológicas (fruto de la negociación de científicos en un momento histórico determinado para entender un objeto específico), sino que incluye buscar los "porqués" y los "para qués" como  atribuciones determinantes para orientar sus fines,  orientado por los valores. Se debe ser consciente de cuáles son los valores, los intereses, los conceptos sociales que están detrás de una teoría, principio, etc.

 No se trata de imponer un conocimiento crítico, sino de proporcionar instrumentos de reflexión crítica, dentro de  un clima de comunicación y de análisis.

La crítica ideológica requiere  un espacio  para la duda y superar la supuesta "neutralidad" del conocimiento y el pensamiento único, con la consiguiente distorsión y ocultamiento de los valores. La tecnología, como ideología, se constituye actualmente como proceso legitimador genuino del  proceso unificador, con los temores que despierta demostrar oposición . Explicitar los valores, las contradicciones, los puntos en conflicto, es  poner en evidencia la práctica de la crítica socioeducativa.  

Criterios metodológicos. La teoría crítica se mueve en la intersección de tres métodos de trabajo:

Método hermenéutico  - Comprensión e interpretación de un texto, considerando como texto cualquier contenido situación humana que posea un contenido simbólico (lenguaje/s, cultura/s, relaciones intersubjetivas, documentos producidos , etc). Se trata de llegar al "sentido" ,-categoría última del proceso hermenéutico-, construido en base a a una primera proyección de los significados no conscientes, propios del sujetos.

Método empírico - No es  un neo-positivista con  intereses técnicos de los hechos de la realidad , sino que los mismos portan  experiencias, cargados de subjetividad y  simbolismo. Esto conduce a la desmitificación  de concepciones que son erróneas , las falsas representaciones,  creencias, estereotipos…

Método crítico-ideológico – Es la autorreflexión como proceso íntersubjetivo que persigue superar ocultamientos respecto a su realidad. El papel del crítico es  analizar y tomar conciencia reflexiva, de  las situaciones de dominio  que con sus representaciones  configuran el pensamiento .

Esta propuesta triple se puede  integrar  con su  carácter racional y simbólico como  su fundamento.

Referencias bibliográficas

 GIMENO LORENTE, P. (1995): Teoría crítica de la educación. Madrid, UNED.

 GIROUX, H. (1992): Teoría y resistencia en educación. México, Siglo XXI.

HABERMAS, J. (1987): Teoría de la Acción Comunicativa. Vols. I y II. Madrid,

Taurus.

HABERMAS, J. (1989a): Teoría de la acción comunicativa. Complementos y

estudios previos. Madrid, Cátedra.

HABERMAS, J. (1989b): Problemas de legitimación en el capitalismo tardío.

Buenos Aires, Amorrortu.

HABERMAS, J. (1989c): El discurso filosófico de la modernidad. Madrid, Taurus.

HABERMAS, J. (1991): Conciencia moral y acción comunicativa. Barcelona,

Península.

HABERMAS, J. (2003): La ética del discurso y la cuestión de la verdad.

Barcelona, Paidós.

McCARTHY, T. (1987): La teoría crítica de Jürgen Habermas. Madrid, Tecnos.

POPPER, K. (1986): El universo abierto: un argumento a favor del

indeterminismo. Madrid, Tecnos.

 



[1] GIROUX, H. (1992): Teoría y resistencia en educación. México, Siglo XXI.

[2] GIROUX (1992).Op. Cit

[3] HABERMAS, J. (1987): Teoría de la Acción Comunicativa. Vols. I y II. Madrid, Taurus.

HABERMAS, J. (1989a): Teoría de la ación comunicativa. Complementos y estudios previos. Madrid, Cátedra.

HABERMAS, J. (1989c): El discurso filosófico de la modernidad. Madrid, Taurus.

HABERMAS, J. (1991): Conciencia moral y acción comunicativa. Barcelona,Península.

HABERMAS, J. (2003): La ética del discurso y la cuestión de la verdad. Barcelona, Paidós.

[4] Habermas, Op. cit

[5] Habermas, Op. Cit

[6] GIMENO LORENTE, P. (1995): Teoría crítica de la educación. Madrid, UNED.

[7] Gardner, H. (1995, 2008)Enseñanza para la comprensión. Paidos. Bs As-

Haga clic en El concepto de racionalidad.doc para ver el archivo.