LA TECNOLOGIA EDUCATIVA APROPIADA y CRITICA: NUEVOS ENFOQUES (2012) . Beatriz Fainholc,Lumen-Magisterio, Bs. As.

PRESENTACION

Esta colaboración pretende realizar un meta-análisis del campo científico de la Tecnología Educativa desde la pérspectiva sociohistórico-éticocultural para articular y aprovechar un conjunto teorico y metodologico de conceptos nuevos (mediacion, interactividad, herramientas socio-cognitivas y funciones psicologicas superiores,etc) a fin de superar los enfoques achicados, experimentalistas e incluso procesuales, que en general ha caracterizado al campo de la T.E. reduciendo la investigacion tecnologica y en general la reflexión del área a la aplicación de los medios en la educacion. Como los escenarios socioculturales resultan claves para entender los devenires educativos individuales y grupáles y la nueva tecnologia de la informacion y la comunicación –TICs- de nuestro tiempo es tan fuerte en su presencia transversal cotidiana resulta interesante considerar este marco para inscribir la Educación a distancia, que cada vez tiene y tendrá mayor peso en la formacion de la gente. De este modo se recorrerán los diversos enfoques que han caracterizado a la T.E. a fin de proponer un nuevo perfil a la luz de los nuevos paradigmas que impregnan principalemnte el quehacer de las Ciencias Sociales en este nuevo siglo que comenzamos, hacia la producción de un intento de síntesis teórica y metodológica referida a este quehacer.

Para ello es necesario considerar: 1- Los rasgos epistemológicos que posee el conocimiento tecnológico y cómo se vincula con la educación; 2- Una revisión histórica de las conceptualizaciones de la Tecnologia Educativa frente a la revolución paradigmática en el pasaje de civilización que provoca la reformulación de las Ciencias Sociales para pensar en una recolocación conceptual de la T.E.A: 3- Hacia la perspectiva crítica de la T.E. y su prospectiva en interdependencia cada vez con mayor fuerza con la Educación a Distancia.

  1. Los rasgos epistemológicos que posee el conocimiento tecnológico y cómo se vincula con la educación.

Una aproximación al tema del conocimiento tecnológico requiere de un analisis multicomprensivo superador de definiciones instrumentales al estilo de Galbraith,J (1984) y otros donde se estipula que la tecnologia supone la aplicación sistemática del conocimiento cientifico a las tareas prácticas. Se la considera como una ciencia aplicada, tal como Bunge la concebia en un comienzo para luego referirse a la tecnologia y a su investigacion por estar regida indisolublemente por las bases cientificas que la caracterizan. Se trata de los viejos debates de las relaciones existentes entre ciencia y tecnica, pensando que la lera es formal y la 2da es aleatoria. Hoy existe la necesidad de transitar de concepciones instrumentalistas de la tecnologia como herramientas para safisfacer fines y necesidades de quienes las usan y con valores subordinados a otras esferas sociales (la politica y la cultura) a conceptualizaciones sustantivas donde se concibe a la tecnologia como una fuerza cultural autónoma, arbitraria en su construcción, que se constituye dentro de un entorno histórico-cultural como forma de vida y que reestrucutra el mundo social como un objeto de control.

A fines del siglo XX la complejidad creciente de las técnicas en general y de los nuevos medios, conduce a replantear estas conceptualizaciones epistemológicas nombradas por lo inadecuadas que han sido para explicar la relación dialéctica existente entre el conocimiento abstracto y concreto: ello conduce al replanteo de la disyunción acostumbrada entre nosotros, entre saber (knowing) y hacer (doing) en general, dentro de un contexto unidimensional de dominación cultural. La tekné asi, es concebida como una disposición creadora acompañada del logos; su peculiaridad se relaciona a la creación de algo, por lo que su acento está más en quien lo produce (o la forma del conocimiento que utiliza) que en lo producido. La técnica reside en la cabeza del técnico , no en los artefactos que manufactura o utiliza. Por todo lo enunciado más los problemas morales, ecológicos, etc.entre otros, que suscita la tecnologia al alterar los modos de vida, impone la necesidad de establecer una concepción más comprehensiva y critica al reconocerle contradicciones intrinsecas. Habrá por lo tanto, que entenderla por la metáfora de ser una arena clave o “un parlamento de las cosas (Feenberg, 1991) donde las formas de civilización alternativas se debaten y deciden”, en la búsqueda de una superación tecnocrática hacia una mayor distribución, participación, equidad y democratización de los ciudadanos en su acceso a los bienes materiales y simbólicos. (Aunque su mayoría en la actual sociedad de la informacion tengan miedo a jugarse por esa búsqueda de libertad, parafraseando al olvidado Fromm).

Creo que la visión de Jorge Sábato al referirse a la tecnologia como el paquete de conocimientos científicos, técnicos, empíricos, etc. resulta un aporte iluminador a esta discusión donde se interpreta a la praxis tecnológica como una forma de conocimiento antes que una aplicación del mismo. Pero si avanzamos un poco más vemos que el pensamiento tecnológico se diferencia del cientifico cuando el tema del diseño aparece en ler plano. El diseño (pariente del arte) de proyectos (método por excelencia de la disciplina tecnológica) apunta a ideas que se tienen primero en la mente, que luego se transforman en planos o prototipos que pasan a los procedimientos técnicos, y más tardiamente se manifiesta en artefactos o herramientas. Las ideas tecnológicas son las ideas del diseño.

Vale decir que a lo aunado en la tecnologia a través de las ciencias, técnicas, procedimientos, etc., habrá que añadirle la fuerza de inspiración, de la intuición y la imaginación. En palabras de Polanyi, 1977 es el “pensamiento tácito” u “ojo de la mente”; según Bronowski (1979): se trata de modelos abiertos almacenados en formatos no verbales (ideas) que resultan en juicios innovativos y criterios sólidos a la hora de diseñar, anticipar, re-crear. Si bien la relación ciencia/tecnologia cada vez es más estrecha, muchos objetos y artefactos en sus formas, dimensiones y aspectos fueron desarrollados por tecnólogos usando modos de pensamiento no cientificos.

Recuérdese las culturas precolombinas como las incas, aztecas,etc. y considérense que las fallas tecnológicas contemporáneas resultan más de juicios erróneos que de cálculos erróneos.

Entonces el ojo de la mente es esencial en los tecnólogos (Ciaspuscio, 1996) lo que a su vez, nos recuerda como Einstein traducía sus imágenes visuales a convenciones matemáticas.

De este modo, hemos tratado de reconocer algunos rasgos epistemológicos del pensamiento específico de la tecnologia que supera la noción simplista de ser mera ciencia aplicada. La tecnologia se constituye, así en una disciplina según Simon ("La ciencia de lo artificial",1969) cuyo objeto de estudio son los objetos artificiales (para nosotros, cualquier objeto cultural) y su método es el diseño de proyectos y el análisis de productos, entre otros. Pareceria así que lo fundamental de la Tecnologia se relaciona con su potencialidad socio-cognitiva de ser interface en y para la construcción del saber, donde imaginación e invención, además parecen bastante significativas (relacionar lo visual con lo visionario, las imágenes con la imaginacion). De este modo se recupera lo invisible del conocimiento tecnológico y asi también los componentes no cientificos del mismo. Concebir a la tecnologia como forma de pensamiento (Postman, 1992) supone un nuevo estadio en la concepcion de la disciplina tecnologia, hoy indisolublemente ligada a la aceleracion electrónica global. Esto propicia un replanteamiento acerca de cómo pensar y practicar la enseñanza como variable interviniente en la búsqueda de una “cultura de pensamiento” (según Perkins) para lograr un mejor conocimiento y actuación de calidad socioeducativa y cultural para nuestros paises de América Latina dentro de los marcos globales.

Desde un resumen histórico, revisamos y proponemos a Schumacher (1979) y concebimos así a la tecnologia en general ( y educativa en especial) como factor coadyuvante de cambio social por la apropiación local de tecnologias globales. Desafios importantes para tener en cuenta a la hora de formar los “sastres tecnológicos locales” no sólo para aterrizar sino para investigar y recrear las NTIyC ya que deberán ser ancladas dentro de la virtualidad de la ciudad inmaterial, desterritorializada y planetaria. Se trata de una discusión acerca de la telemática, que desdibuja cualquier frontera entre lo público y privado, pulveriza la memoria y el tiempo, reordena el espacio regional, propone las formas sociales intercambiables del ocio y trabajo, o de la educación y entretenimiento, etc, etc. Es decir, lo fundamental: el quehacer tecnológico deberá proponer sintesis conceptuales y metodológicas válidas y valiosas para satisfacer decisivamente nuestras necesidades específicas.

Qué educación será pertinente diseñar para estas nuevas concepciones de la tecnologia concebida como disciplina?

a. Resignificar el concepto de diseño como programa o programación hasta ahora más identificado con previsiones precisas y confiables ligadas a prototipos fijos y al modelo instruccional taylorista proveniente de los procesos utilitalistas de la organización industrial, la pedagogia pór objetivos, y de reparto de competencias, etc. para reconocer al diseño como el espacio cultural de propuestas, de un curriculo, abierto y multifacético, transversalizado por la tecnologia (artefactual, simbólico-organizacional y neuronal), como arena decisional (Zabalza, 1993) y negociativa; y determinado por la naturaleza contradictoria de la práctica de los diferentes agentes sociales (Gimeno,1992).

b. entender el terreno de las fronteras grisáceas que constituyen los aprendizajes situados donde lo conceptual y metacognitivo abstracto se entrelaza con lo procedimental concreto, y lo actitudinal ético en encuadres abiertos y creativos sostenidos por valores colectivos y solidarios. Es aquí donde la ensenanza y desarrollo del pensamiento lateral y la imaginación será la partera de soluciones que brotan y se contrastan en la práctica mediada por tecnologia ( y hoy por NTIyC). Aparecen aquí la revisión de los modelos de pensamiento, al reconocer la especificidad del conocimiento tecnológico, ligados al cambio en los modos de comunicación para el desarrollo de las estructuras y procesos de pensamiento en las prácticas educativas.

2- Una revisión revisión histórica de las conceptualizaciones de la Tecnologia Educativa frente a la revolución paradigmática y el pasaje de civilización desde la reformulación de las Ciencias Sociales.

La TE ha presentado desde el punto de vista socio-cultural e histórico diferentes concepciones teóricas y metodológicas . Su lera perspectiva, que nosotros llamamos de Tecnologia Educativa Convencional, apuntaba a la comprensión que tenia el campo en la década del 50 y 60 por su carácter sistemático (o repetitivo). Se apoyaba en la teoria conductista del aprendizaje ( su mayor representante fue la Instrucción Programada) y se asentaba en la linea instrumentalista de los medios audiovisuales, a los que se los usaba de modo ilustrador en el aula. Casi en la misma época, se suma la concepción de la T.E. como campo de conocimiento e intervención a través de procedimientos racionales tendientes a eficientizar la enseñanza.

Muchos movimientos alternativos contestaron esta postura. Desde las concepciones sociopoliticas frente al comportamiento de los MCS (MORAGAS, 1981) para los que se reclamaba una contextualización cultural de los mismos hasta los teóricos educativos que se preocupan durante los 70 y 80 por reflexionar e incorporar perspectivas interdisciplinarias más comprehensivas (desde el cognocitivismo, el culturalismo y otros) a fin de superar este enfoque ahistórico, achicado y de transferencia tecnológica indiscriminada en términos político-institucionales comunicacionales, curriculares e instruccionales.

Nosotros hemos llamado a esa propuesta de Tecnología Educativa Apropiada (Fainholc, 1990) formando, desde este marco por casi una década y media, a tecnológos/as educativos/as que puedan diseñar sistémica y holisticamente proyectos de tecnología educativa aterrizados socioculturalemente, dentro del enfoque didáctico constructivo, cognitivo e interactivo del aprendizaje y de la teoría de la enseñanza para la comprensión (Perkins, 1989), rescatando el proceso de comunicación humana (Bateson, 1984) y no sólo los medios,- que lo soportan o vehiculizan-, incluyendo la rica especificidad de sus códigos simbólicos que imprimen su singularidad a los mensajes, los que serán luego resignificados por personas y grupos a lo largo de la Historia.

A partir de los 90 se ha revolucionado la concepción disciplinar de la T.E. a la par que explota la producción, el almacenamiento y la distribución de la información junto al diseño, desarrollo y evaluación de proyectos y materiales educativos, que con la administración y gerenciamiento de los programas educativos, -cada vez más provenientes de redes virtuales en alianzas globales de dominación económico-cultural-, recolocan nuevamente el campo práctico de la T.E. A.

De este modo, para nosotros, la T. E. se constituye como una disciplina especial cuyo objeto de estudio serán las acciones tecnológico-educativas mediadas, que como herramientas histórico-culturales didáctico-semilógicas -manifestadas en diversos soportes- provocan diversos dominios en la estructura y funciones psicológicas de la persona que aprende en contextos educativos formales y no formales. Lo que nos hace reflexionar es que muchas veces las herramientas tecnológico-culturales han sido producidas por razones ajenas a la facilitación educativa de las acciones mediadas y así restringen, limitan o manipulan las acciones que pretenden ser transformadas o enriquecidas.

Sin embargo, como creemos que la tecnología en general y las nuevas tecnologias de la información y la comunicación (NTIyC) en especial, tienen – si se las rigoriza y evalúa- la potencialidad de intervenir mejor en la satisfacción y con mayor pertinencia las necesidades humanas, provocando (Salomon,G. Perkins,D. y otros .(1992) Rev. Comunicación, Lenguaje y Educación) diversos residuos socio-cognitivos, proponemos su despliegue apropiado y en articulación con todo tipo de tecnologia, (desde la artesanal hasta la más sofisticada), de función formativa o educativa-. Ello implica concebir y aplicar conocimientos teóricos y prácticos, científicos y culturales, organizacionales y artefactuales provenientes de diversos campos para generar:

1- una real compatibilización de las propuestas educativas con las condiciones sociales y culturales del espacio que se trate; 2- una mayor flexibilidad en la adaptación, innovación y gestión del cambio, ya que se parte de la diversidad cultural, entre otras muchas, lo que conduce por ende a un mayor compromiso participativo de las personas; 3- mayor capacidad para efectuar elecciones estratégicas y controlar la calidad de un modo consensuado y/o normalizado; 4- mecanismos e instituciones aterrizados para crear y profundizar las capacidades creadas; 5- pautas de producción y consumo de “rostro humano “, coayudantes de la sostenibilidad de los países, 6- ya desde el punto de vista educativo: incorporar articuladamente en las programaciones didácticas nueva tecnologia aislando los factores que realmente potencian y mejoran el aprendizaje desde el punto de vista sociocognitivo, desarrollando más inteligencia.

La apropiación tecnológica en espacios tecnológicos locales, pues es un imperativo estratégico, pragmático y práctico que aterriza y concerta propuestas, evita tomar tecnologia “desfazada” y/o transferida indiscriminadamente para producir el “salto cualitativo” sin riesgo para la situaciones locales, ya que se realizará por la creación de capacidad auténtica, coadyuvando al desarrollo sostenible.

Este tipo de elección tecnológica aumenta por definición las opciones y en general, la gestión de los factores tecnólogicos realizada de este modo es más eficaz porque confiere a los usuarios la opción de tomar su destino con sus propias manos, deconstruyendo elementos a la luz de la práctica y reconstruyéndola con otras valiosas posibilidades.

En consecuencia la tecnologia mejoraría el uso de todos los recursos, pero en especial, los financieros ya que el capital no es escaso: lo que falta es la conciencia de mejorar las posibilidades , o sea la formación de un conjunto de estrategias de pensamiento y acción eficaces y pertinentes para el fortalecimiento de la autoconfianza que facilite el despliegue de todos los recursos de modo pertinente.

Por ello propiciar la creación de “redes de conocimiento” cada vez más autónomas (y para ello sirve muy bien la tecnologia y la telemática) podrá mejorar las perspectivas tecnológicas y brindar un amplio alcance a estas estrategias para el desarrollo y el cambio. Es interesante destacar que para nosotros “conocimiento” o saber apunta tanto a la evidencia oficial científicamente aceptada, como a los conocimientos culturales informales comúnmente compartidos e interpretados de un modo complejo aunque empírico o intuitivo en un contexto determinado. Por el contrario, creemos que si se ignora el camino del conocimiento, su generación y difusión, se está socavando el desarrollo de las auténticas capacidades tecnológicas de cualquier grupo.

  1. Hacia la perspectiva crítica de la Tecnología Educativa y su prospectiva en interdependencia con el fortalecimiento de la Educación a Distancia.

El comienzo del siglo XXI entre oportunidades y barreras, plantea la necesidad de elaborar un discurso más contextualizado, interpretativo y crítico de la T.E. vinculado a las lineas de reflexión precedentemente enunciadas, que además, parten de los paradigmas fractales y borrosos, cuestionan los valores sociales individualistas y consumisticos y denuncian las deificaciones tecnológicas a fin de superar neo-reduccionismos y subsunciones tecno-económicistas- electrónicas planetarias.

Se persigue de este modo construir una zona de reflexión-acción tecnológico-educativa comprehensiva en la que se incluyan las ineludibles categorias de análisis acerca del “poder, dominación social y disciplinamiento cultural en el contexto mundial”. Por que su ausencia en los proyectos educativo- tecnológicos ha demostrado el afán homogeneizador en sus valores, propósitos e ideologia subyacentes que fueron por un lado, inadecuados y no pertinentes culturalmente, y por el otro, desarticuladores curricularmente de las potencialidades de las NTIyC y además, subliminales marginadores de la consideración de factores relacionados con el género, la clase social, las zonas geográficas carenciadas y la diferencia cultural en general, reforzando la desigualdad y la exclusión social existentes cuando la educación, por definición, debe caracterizarse por la equidad y la igualdad para todas las personas y grupos.

Pero estos análisis críticos que ya han partido de teóricos como Bernstein y que retoman Apple, Grudny, Popkewitz, Angulo, entre otros del Norte , o los del Sur tales como Diaz Barriga, Orozco, Nilo, Vasconi, Mattelart, Briones, Canclini, Ford, etc entre otros del Sur, no fueron útiles a la T.E. ya que pecaron por su falta de concreción en formas de intervención concretas y propuestas críticas de cambio realistas cuando lo indiscutible es que la tecnologia arrasa la vida cotidiana.

Por ello son otros los rumbos a tomar y otras las tareas a realizar … … … ..Pero seamos conscientes que sólo vamos a poder comprobar dentro de bastante tiempo, estas lineas que se proponen para la transformación y la apropiación de las prácticas tecnológico-educativas - con las que coincidimos- , y que pensamos que brindarían resultados interesantes al partir de revisar los entendimientos y los valores educativos de las situaciones y de las personas que intervienen en los procesos socio- organizacionales especificos.

El tiempo lo dirá- … ..

Dentro de esta perpectiva crítica de la T.E. instalamos su prospectiva en interdependencia con el fortalecimiento de la Educación a Distancia.

Como hemos tratado de ver brevemente, el campo de la TE ha tenido y tiene varios y variados significados vinculados a la propia evolución de las Ciencias Sociales y a los tiempos históricos que se han vivido (desde la revolución industrial) hasta hoy con la cultura massmediática y telemática. Las ideas así de la ¨Sociedad de la innovación tecnológica¨ o la ¨Era de las competencias en la globalizacion¨ para llamarlas de algún modo, son discursos que involucran necesariamente a la Nueva Tecnologia de la Información en la educación, caminos que sólo están insinuados. Si bien habrá que trabajar mucho sobre estas líneas a fin de construir explicaciones y argumentaciones para aplicar en casos concretos y con pruebas alternativas para cada situación, la tecnologia educativa hoy auxilia con soluciones asequibles.

Sabemos además que la Educación a distancia ha sido “deconstruida” (Fainholc, 1999) a partir del desmoronamiento de los paradigmas explicativos industriales tradicionales, para intentar ser reconstruida con el aporte interdisciplinario,- entre otros, de los “ Estudios culturales”, la Psicologia cognitiva y Filosofia constructivista, la Teorias orquestales de la comunicación, la Ingenieria de Sistemas, la Informatica y NTIyC, la Teoria curricular y Didáctica, del Interaccionismo simbólico, del Análisis Conversacional, de los Estudios Cualitativos y de la Teoria Critica (la Escuela de Frankfurt y de los Estudios Culturales de Birmingham que han demolido el positivismo explicativo dominante para colocar el análisis de la praxis de la interacción comunicativa - como eje fundamental para proponer alternativas de otros desarrollos histórico- tecnológicos y visualizar a la educación como dimensión esencial constructiva del campo social y cultural.

Si se trata de presentar, así una propuesta superadora y prospectiva de una TEA y de una Educación a distancia no industrial, nos preocupa lero resaltar que además de constituír un campo de reflexión transdisciplinaria y de práctica en permanente cambio y ebullición, resulta ser de controversia y dilemas, de deconstrucción y reconstrucción diversas. Sin embargo reclama un espacio de reflexión y práctica profesional propias con un perfil definido.

Aquí hay dos cuestiones a analizar: a. Referida al contexto disciplinar de la Tecnologia Educativa y de la Educación a distancia en si mismas: presentan una racionalidad singular con visiones que incluyen reflexiones criticas y humanistas fundamentalmente respecto de la mediación pedagógica contemporánea que constituye el foco mayor de atención e intención de ambas. Dicha mediación es realizada en múltiples entornos presenciales y a distancia, reales y virtuales con lenguajes, procesos y soportes tecnológicos que resignifican los parámetros de la eficacia y eficiencia convencionales, tan caros a los modelos economicistas para integrar otras diferentes en otras dimensiones filosófico-epistemológicas, politico-ético-sociológicas, organizacionales.

b. Referido a la práctica profesional aparece la necesidad de formar a los Tecnólogos educativos y a los Administradores y Diseñadores de Programas y de Materiales de Educación a distancia con una serie de capacidades y habilidades especializadas, en la asunción de un compromiso ético para una profesión nueva y propia (Schon, 1992) y asi superar las interpretaciones reduccionistas de rol como simples aplicadores de medios tecnológicos (audiovisuales , telemáticos, etc) a fin de permitir generar teoria y prácticas criticas frente a la racionalidad instrumental vigente. Asimismo, este perfil obrará no sólo como “sastres tecnológicos” que ajusten soluciones globales a la medida de cada realidad (APROPIEN) sino que: 1. capilaricen o difundan en red estas concepciones del conocimiento tecnológico en general y educativo en especial, a fin de convertirse en protagonistas centrales para establecer necesidades y prioridades, y 2. sinteticen posturas para analizar/ enjuiciar la pertinencia, la validez y utilidad de todas las vertientes teóricas y tecnológicas a incoporar según los rasgos socioculturales y educativos específicos de cada programa en cada escenario local.

En este sentido es primordial el rol de la investigación tecnológico-educativa centradas en muchas temáticas vinculadas. Si se trata de propiciar reales propuestas de innovaciones educativas, (Clark y Salomon (1986, 1995), los medios tecnológicos (en educación presencial o a distancia) deben permitir probar y explotar nuevas estrategias pedagógicas potenciadores de la inteligencia . Recuérdese que los artefactos tecnológicos brindan guías metacognitivas explícitas que sirven de modelos de procesos mentales, - se pueden convertirse con el diseño y la guía correspondiente- en instrumentos cognitivos poderosos. Pero para ello habrá que superar visiones instrumentalistas y mecánicistas al contextualizar y apropiar el conocimiento tecnológico, fundamentar y explicar la mediación pedagógica con medios pero no sólo con ellos: es decir, aprender a concebirlos como mediadores de procesos comunicativos negociados para comprender que en este funcionamiento se disciernen estrategias, se evaluan caminos, se toman decisiones y se resuelven problemas que nos involucra a todos.

Es decir se apunta a saber justificarlos en entornos globales y locales, seleccionarlos, combinarlos, integrarlos en unidades más comprehensivas desde el punto de vista organizativo, funcional, metodológico, simbólico, etc. en contextos personales, grupales, etc.

Qué significado específico tiene esta T.E. revisitada para la Educación a distancia?

Los artefactos o hardware, los programas o herramientas o software y fundamentalmente el mindware o conocimiento invisible de las competencias sociocognitivas y actitudinales de esta TEA servirán para mediar y representar contenidos para una enseñanza a distancia que oriente la construcción, la comprensión y la resignificación personal en el aprendizaje.

No es novedad que el desarrollo vertiginoso de la tecnología permitió el devenir de soportes (informáticos, redes telemáticas y otros asociados) y lenguajes para la transmisión y-o distribución de información impensada en pocas décadas atrás para esta modalidad. Sin embargo si bien cada vez más regulan y soportarán los programas de Educación a distancia, ello no significa que se debe confundir construcción del saber con “ delivery o reparto de información” que es lo primero que resalta del uso de la NYIyC en esa modalidad. Por lo que demuestran ser incapaces per se de proponer mecanismos educativos porque su racionalidad-en términos tendenciales- responde a la lógica binaria del pensamiento programado y descontextualizado, caracteristica de la racionalidad instrumental/tecnicista que se ha criticado arriba. (Fainholc, 1999). Como se recordará la racionalidad instrumental se constituyó en la base de todo modo posible y legitimo de conocimiento, confirmando el sistema de representación que ha legitimizado las “certezas” de la estructura sociopolitica y económica de la sociedad industrial. Sin embargo de este modo, tambien ha llegado a corresponderse con la fetichizacion de la tecnologia, hoy de alta contracción pragmática copnducente al hastío … …

Por ello el fenómeno y el proceso educativo en general y a distancia en especial necesita aportes criticos para orientar /ayudar la construcción humana de sentido para una mediación pedagógica genuina. Esto implica un conjunto de acciones o intervenciones con recursos y materiales apropiadamente diseñados y articulados en proyectos especificos para la práctica de la interactividad pedagógica a distancia, por excelencia, interface fundamental en la ayuda de la construcción de conocimiento y sentido autónomo.

En esta influencia educativa aparecen dos mecanismos centrales a tener en cuenta: a- el andamiaje, según Bruner o “cesión o traspaso progresivo de la responsabilidad y el control de aprendizaje” por parte del estudiante , que se da en situaciones de interacción social cara a cara o mediadas electrónicamente de modo colaborativo en algún entorno; y b- la forma de construcción semiótica negociada, según la Psicologia Cultural: esto constituye un elemento intersubjetivo importante en la construcción progresiva de sistemas de significación compartidos por propósitos de tareas o situaciones conjuntas ( Coll, 1989).

Hoy ya nadie duda que las prácticas educativas se hallan mediadas por tecnologia (artefactual, simbólica u organizacional) y que constituyen un tipo de prácticas socio-culturales fundamentales con una función de socialización,- a partir de las herramientas que brinda nuestra cultura, (Bruner, 1998)-, para conseguir que los miembros de la comunidad se posean el conjunto de los saberes generales y ocupacionales útiles y valorados en un momento histórico determinado.

Se pueden extraer de aquí dos leras conclusiones útiles para la T.E.A.: 1- que la construcción del yo a través de los múltiples significados es inseparable del contexto socio-cultural en que se produce y que esa construcción de sentido se realiza por mecanismos de atribución, negociación y comunicación hoy en la civilización tecnológica, con una mediación cada vez menos tangible (o más virtual). 2- en cada transacción educativa real o virtual sujeto y objeto se funden. Durante esta interacción interpretativa y transformadora entre sujetos y objetos (para nuestro caso, tecnológicos o artificiales) se debería permitir la autoestructuración progresiva del conocimiento en el sentido epistemológico del término, de modo que las estructuras que las personas construyan a lo largo de toda su vida, con variados contenidos disciplinares, procedimentales, normativos, morales, etc. traduzcan el funcionamiento cognitivo partiendo y volviendo desde la vida al conocimiento científico-tecnológico, a fin de lograr una mayor comprensión y renovación del mismo.

Sin embargo esto no es un simple encuentro feliz … ..sin la ayuda de intervenciones adecuadas en tareas puntuales de aprendizaje, con formadores y herramientas culturales específicas-, dentro de lo que Rogoff habla como de una “participación guiada “; Werstch del “desafio semiótico”; Vigotsky de la ZDP; Van Dijk enfatizando los aportes linguísticos,- no ser logrará . Si se desea que en esta mediación se dé el cambio por aumento del autocontrol intrasujetivo y el logro del análisis y juicio crítico en las personas, no se trata de permanecer en la simple interacción social sino de planear la interactividad pedagógica con actividades didácticas especificas y sobretodo conscientes según objetivos a lograr, contenidos a comprender y contrastación de modificaciones perseguidas a realizar: no es sólo aumentar la distribución de información a distancia cual mercado mayorista vía tecnologia.

Por lo tanto las nuevas formas de mediación configuradas por los distintos códigos linguisticos brindados por los recursos tecnológicos cada vez más convergentes, serán muy importantes y necesarios en la Educación a Distancia. No sólo favorecerán la comunicación multidireccional sino su real eficacia pedagógica que radica en ayudar a garantizar mejores, conscientes y creativos procesos de enseñanza, aprendizaje y orientación mediados. Se necesita de mucha audacia, rigurosidad e investigación para estos análisis requeridos para la selección, combinación y apropiación de los medios para cada programa de educativo si se trata de anticipar o establecer si su empleo será util administrativamente, viable financieramente, técnicamente posible, moralmente ético y pedagógicamente relevante, parámetros insoslayables en todo programa educativo. De otro modo no se justifican enfoques ni ondas tecnologizantes o tecnocráticas que jerarquizan y mistifican los artefactos sin capitalizar los reales cambios cualitativos en la evolución del pensamiento, del sentimiento y en la acción, además de ser caras y complicadas en la práctica para lograr la interaccion de personas y grupos en situaciones de aprendizaje y de diálogo constructivo. Quede claro que todo esto depende de nuestras decisiones y no de los artefactos en sí mismos. Bunge (1974) dice que “los instrumentos son moralmente inertes y socialmente irresponsables”. Creemos que la inspiración en filosofias de síntesis que parten de modelos superadores de los patrones industriales (Fainholc, 1999) para el diseño de proyectos y materiales de educación a distancia, en estrecha “conversación” con las situaciones emergentes serán lo que producirán los necesarios debates culturales desocultadores de los valores auténticos y de parámetros consensuados como elementos valiosos y útiles.

Finalmente, el enfoque renovado y pertinente al siglo XXI que proponemos para la TE y la E.D.- que se diferenciará de los anteriores,- supondrá la articulación y discusión de los análisis filosófico-epistemológicos, semiológicos, sociopolíticos, culturalistas, pedagógicos y didácticos, etc en una discusión critica global, provisoria y de síntesis metatécnica.

Se trata de tareas anticipadoras a imaginar y ejecutar asi que … … … .. … … mucha suerte!!

Última modificación: Tuesday, 28 de February de 2012, 18:54