El seminario pretende analizar una serie de problemas teóricos asociados a la acción educativa focalizándose en el análisis de aquellos conceptos nodales que presentan pocas variaciones en la historia de la educación.

 

El objetivo consiste en poner a disposición de los maestrandos un conjunto de perspectivas teóricas que promuevan la interrogación y el ejercicio sistemático de la indagación como preparación para el desarrollo de investigaciones futuras.

 

El programa se estructura alrededor un conjunto de preguntas que conectan contenidos con problemas. Las preguntas son las siguientes: ¿A qué llamamos pensar? ¿A qué llamamos educar? ¿A qué llamamos enseñar? ¿A qué llamamos escuela?

 

Los problemas escogidos son algunos de los que parecen afectar el sedimento mismo de la educación: la inmadurez crónica de la cría sapiens y las distintas estrategias de crianza, el peso del estatuto de la infancia en la práctica pedagógica, la forma escolar y las alianzas que establece con el afuera; la noción de inclusión y sus atolladeros; la distribución del saber, el conflicto entre igualdad y mérito, el declive de la institución escolar; la función del adulto y de la transmisión de la cultura; los gajes del oficio de enseñar; la relación entre el conocimiento y la ignorancia; el par capacidad-incapacidad, el desprecio y la consideración, la puesta en cuestión de la legitimidad de los docentes, el aluvión tecnológico, las variaciones entre la oferta, la demanda y los problemas siempre actuales de la autoridad.